ANP

Síguenos en

ANP > Noticias > Patricio Nunes, periodista chileno deportado de Venezuela: “Te sientes como un delincuente por hacer periodismo” 13 / 04 / 2017

Patricio Nunes, periodista chileno deportado de Venezuela: “Te sientes como un delincuente por hacer periodismo”

El periodista chileno se suma a más de 20 corresponsales internacionales que han sido expulsados de Venezuela desde agosto de 2016.

Patricio Nunes, periodista chileno, fue enviado por Canal 13 a cubrir la realidad que se vive en la ciudad de Caracas. La capital de Venezuela ha sido el centro de enfrentamiento entre Nicolás Maduro y la oposición; la inestabilidad en el país, generada por factores como el desabastecimiento, la inflación y la efervescencia política, ha dividido a la nación en dos polos.

¿Cómo comenzó todo esto?

El miércoles 23 de marzo me dirigía al distrito de Bello Monte en Caracas para cubrir la situación que se vive en las morgues de aquella localidad. Ahí llegan entre 10 y 15 cuerpos diarios, un 90% asesinados. Queríamos contar esa historia, retratar el drama que viven esas familias.

Camino a esto, yo y mis compañeros–un camarógrafo y un conductor venezolano–, nos detuvimos frente a un supermercado. Quisimos capturar imágenes de las largas filas que salían al exterior del recinto. En total, grabamos no más de 5 minutos de video en aquel lugar, medida que tomamos de antemano para evitar cualquier problema.

¿Es muy complejo ejercer el periodismo en Caracas?

Es difícil ejercer el periodismo en Venezuela, algo que se complejiza por la presencia de agentes encubiertos que avisan a las autoridades ante cualquier atisbo de un comunicador que realice su trabajo. Aquello fue justamente lo que nos ocurrió.

De pronto aparecieron 3 agentes del comando motorizado, no nos agredieron físicamente pero nos acusaron de propaganda política. Los uniformados hicieron que descendieramos del vehículo y nos identificarámos para luego requisarnos todos nuestros equipos –incluidos los teléfonos celulares– y borrarnos todos los datos almacenados en ellos. Lo que siguió después aumentó aun más la tensión entre ambos grupos; los agentes discutieron entre ellos qué hacer con nosotros. Mi conductor con un gesto me hizo entender que posiblemente querían un soborno. Finalmente terminaron llamando a refuerzos.

¿Qué les pasó después a ti y a tu equipo?

Rápidamente llegaron dos policías del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), quienes me invitaron a subirme al auto con ellos. Nos dirigimos edificio central de la institución para ser interrogados. Una vez allá, un oficial de apellido Lemus nos llevó al despacho del inspector Vargas, donde fuimos interrogados. Nos preguntaron nuestra tendencia política y nos revisaron nuestras redes sociales. Estuvimos desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde en todo eso. Te sientes como un delincuente por hacer periodismo

Finalmente mis dos acompañantes, al ser venezolanos, fueron dejados en libertad. A mí me escoltaron hasta el hotel donde me alojaba. Cuando llegamos me esperaban 3 funcionarios de seguridad venezolana. Todos subimos a mi habitación donde empaqué mi equipaje. Después de eso me trasladaron hasta el aeropuerto.

¿Cómo terminó todo en el aeropuerto?

Una vez en el aeropuerto me escoltaron por un subterráneo que no era accesible a los pasajeros comunes. Estaba lleno de militares y de uniformados de inmigración. Finalmente llegue a la oficina del comisiario del SEBIN, Neolander Carballo. Él nos hizo notar su odio hacia los periodistas, para él todos una molestia. Recuerdo que me grabaron con dos celulares mientras leían las razones de mi expulsión. Tres inspectores del SEBIN me escoltaron al vuelo, momento en que emprendí mi regreso a Chile.