ANP

Síguenos en

ANP > Noticias > Periodismo en coronavirus: El polémico manifiesto #LaLibertadDePreguntar y cómo se hace en el resto del mundo 01 / 04 / 2020

Periodismo en coronavirus: El polémico manifiesto #LaLibertadDePreguntar y cómo se hace en el resto del mundo

En Chile se recurre poco a las conferencias de prensa y estamos más bien acostumbrados a los “puntos de prensa”, más sueltos y de pie para preguntar a las autoridades, pero en otros países con gran número de periodistas,  las “ruedas de prensa” son muy necesarias.

Así sucede en España y  hoy causan polémica pues  cansados de tener que hacer preguntas al gobierno a través de un chat de whatsapp, más de 400 periodistas han suscrito un manifiesto titulado «La libertad de preguntar», rechazando el método implementado en el palacio de La Moncloa para organizar las ruedas de prensa durante la crisis del coronavirus.

Quien dirige este chat –con más de 220 participantes- es el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, quien lee en directo una selección de las preguntas de los reporteros. Tras días de quejas en las redes sociales, han redactado el  manifiesto público #LaLibertaddePreguntar que ha sumado y sumado firmas de periodistas.

En tanto, en otros países, las tele llamadas son la manera de comunicarse, como da cuenta un reportaje del diario español El País, con información de sus corresponsales por el mundo. Como ejemplo, algunos países:

Italia. Las ruedas de prensa del presidente, Giuseppe Conte, cada vez más habituales, se realizan por Skype y permiten preguntar a los periodistas directamente desde sus casas y en directo. El propio Conte, en una atmósfera casera, da paso a las preguntas y alerta de cuestiones técnicas cuando se pierde sonido o imagen. Ese realismo -sucedió lo mismo en la entrevista con EL PAÍS del pasado domingo, donde él mismo llamó desde su teléfono- ha ayudado a transmitir una imagen de cercanía del Gobierno.

Alemania. En Berlín, los lunes, miércoles y viernes, los portavoces de los ministerios acuden a la Bundepressekonferenz, la sede de la asociación de periodistas independiente que acoge y gestiona las conferencias de prensa del Ejecutivo entre otras. A causa del coronavirus, el acceso a la sala está ahora restringido a un número más reducido de periodistas, pero asegurando que agencias de noticias, televisiones, radios y prensa escrita tengan acceso. Se puede además enviar preguntas por Internet a la Bundespressekonferenz. La canciller, Angela Merkel, que trabaja desde casa por encontrarse en cuarentena, diversos medios pudieron preguntarle vía telefónica de forma directa.

Reino Unido. A partir del giro drástico en las medidas de aislamiento, las ruedas de prensa de Boris Johnson y sus ministros pasaron a ser telemáticas. El Gobierno acepta un número limitado pero generoso de preguntas, a través de conexiones de video y siempre en directo. Cada día se hace un reparto de los periodistas que podrán intervenir, pero obviamente se ofrece siempre un hueco a los medios de mayor difusión (BBC, SkyNews, The Times, Financial Times).

Francia. El presidente Emmanuel Macron, ha realizado varios discursos a la nación, pero no ha dado una sola rueda de prensa desde que estalló la crisis del coronavirus. Su jefe de Gobierno, el primer ministro Édouard Philippe, celebró una el pasado sábado, tras hacer una larga exposición televisada de la situación de la pandemia en Francia, en aras de una “transparencia” que empezaba a ser criticada por algunos medios y sectores de la sociedad.

EE UU. El presidente Donald Trump participa en todas las ruedas de prensa diarias del grupo de trabajo de la Casa Blanca para el coronavirus, a las que también asisten expertos y otros funcionarios gubernamentales. Las comparecencias se alargan mucho, todas presenciales.

China. Durante las semanas de cuarentena, el Consejo de Estado organizó en Pekín una serie de ruedas de prensa diarias en las que participaron diferentes agencias gubernamentales. Dada la orden de evitar reuniones de grupos y de tele trabajar, durante las primeras semanas la rueda de prensa se celebró a través de un grupo de WeChat, el WhatsApp chino. Hoy se ha vuelto a las ruedas de prensa presenciales, aunque es necesario notificar la asistencia y facilitar los datos personales con horas de antelación. Este mes, y en medio de un aumento de las tensiones con Estados Unidos, el Ministerio también ha anunciado la expulsión de los reporteros de nacionalidad estadounidense del New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post.

Rusia. El Ministerio de Exteriores y el grupo especial para luchar contra el coronavirus creado por Vladímir Putin comparecen online y responden por esa vía -o a través de conferencia telefónica- a las respuestas de los periodistas. Igual que el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, que tiene una conferencia telefónica casi diaria con la prensa.

México. A las siete de la mañana, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, mantiene su “mañanera”, como se conoce a su conferencia de prensa diaria. Desde este martes, a las ruedas de prensa no podrán acudir más de 50 personas entre redactores y cámaras, tras las nuevas medidas del Gobierno. El turno de preguntas es motivo de crítica, porque se considera que es escaso (no hay más de 4) y depende del criterio del presidente, por las mañanas, o del portavoz de Salud, por las tardes, que deciden quién pregunta.

 Manifiesto:

#LaLibertaddePreguntar

En una situación de crisis el derecho a la información es más importante que nunca. Con España en estado de alarma, el Gobierno disfruta de unos poderes muy superiores a los normales, por lo que es importante que la prensa realice su labor de control, más aún cuando el Parlamento ha limitado enormemente su actividad. La principal forma de ejercer esta función desde el periodismo es a través de las preguntas -y las repreguntas- a los miembros del Gobierno.

Sin embargo, la Secretaría de Estado de Comunicación ha organizado un sistema en el que todas las preguntas enviadas por los periodistas pasan necesariamente por el filtro del secretario de Estado, que es quien se está ocupando personalmente de formulárselas al presidente, a los ministros o a los técnicos. Es más, el propio secretario de Estado ha llegado a formular alguna pregunta al presidente del Gobierno, o incluso ha tratado de corregir públicamente a alguno de los técnicos.

Las dificultades técnicas no son más que excusas. Otros actores políticos, nacionales e internacionales, realizan ruedas de prensa telemáticas en las que los periodistas habituales formulan las preguntas directamente a través de videollamada. De esta manera, tienen la posibilidad de preguntar directamente, lo que les permite formular la cuestión después de haber escuchado la comparecencia. Del mismo modo, tienen la posibilidad de repreguntar. Es así, y sólo así, como las personas que dan la rueda de prensa no pueden responder con evasivas, tal y como ha sucedido reiteradamente en las ruedas de prensa organizadas en el Palacio de La Moncloa.

Estas líneas no tienen como objetivo defender ni condenar la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus, sino garantizar que los medios de comunicación puedan realizar su función sin mordazas y sin dificultades añadidas. Estas no son más que excusas para controlar a la prensa. Que las preguntas al Gobierno las formule un miembro del propio Gobierno revela falta de transparencia y un interés por controlar la información. Su consecuencia deriva en una nueva forma de censura a los medios y un desprecio intolerable a los mismos ciudadanos a los que se reclama enormes esfuerzos que mayoritariamente están cumpliendo a rajatabla.

En ningún caso la declaración del estado de alarma supone una merma en la aplicación del artículo 20 de la Constitución Española, que reconoce un derecho fundamental como es el derecho «a comunicar o recibir libremente información veraz» (20.1.d CE) y que el ejercicio del mismo «no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa» (20.2 CE).

Por todo ello, reclamamos el inmediato cambio del procedimiento para todas las ruedas de prensa y comparecencias de miembros del Gobierno y solicitamos el apoyo de los profesionales de la comunicación a una reivindicación no partidaria que mejorará la calidad democrática en España y el ejercicio de nuestros derechos civiles amparados en la constitución, máximo garante de nuestra convivencia, especialmente en situaciones excepcionales como la que vivimos.

Fuentes:

Diario ABC España

https://www.abc.es/espana/abci-medio-centenar-periodistas-rechazan-control-preguntas-ruedas-prensa-moncloa-202003312101_noticia.html

Diario El País España

https://elpais.com/espana/2020-03-31/filtrar-las-preguntas-una-estrategia-escasamente-europea.html