ANP

Síguenos en

ANP > Noticias > SIP publica conclusiones de la Reunión de Medio Año 04 / 04 / 2017

SIP publica conclusiones de la Reunión de Medio Año

En el encuentro realizado en Guatemala durante el 31 de marzo y el 3 de abril se aprobaron 23 informes  nacionales referentes a la libertad de prensa en las Américas.

Tras cuatro días de discusión y debate, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) publicó las conclusiones de la Reunión de Medio año, evento en el que se reflexionó acerca de los obstáculos que dificultan el desarrollo de la libertad de prensa en las Américas. En total, se aprobaron 23 informes nacionales y 12 resoluciones referentes a éste y otros temas.

La voz del periodismo en medio del silencio:

La condena al hostigamiento hacia la prensa que termina en el homicidio de periodistas fue una de las conclusiones a las que se llegó en la reunión. Esta hostilidad que comienza con amenazas a periodistas y a dueños de medios suele decantar en ataques –tanto virtuales como físicos–, que dificultan el flujo informativo desde el periodismo hasta la ciudadanía.

El asesinato de 13 periodistas desde octubre de 2016, fecha de la asamblea SIP realizada en México, fue uno de los tópicos que mayor preocupación causó entre los asistentes. En este último país murieron cinco comunicadores; en Perú hubo tres decesos, mientras que en Guatelama y República Dominicana fallecieron dos. En la lista fúnebre también fue incluido Honduras, con una defunción. La impunidad de la mayoría de los culpables fue resaltada como un hecho de suma gravedad, al tener en cuenta la eventual prescripción de los delitos.

La crudeza de la violencia contrasta con otras prácticas más silenciosas pero que tienen el mismo fin: acallar a la prensa. Venezuela, Cuba y Ecuador han utilizado el poder fáctico para ahogar a los medios informativos; esto da como resultado una ciudadanía inmersa en la desinformación. Ejemplos de aquello son las trabas financieras y legales dirigidas a impedir la publicación de medios antagónicos al Gobierno.

Mientras que en Venezuela se cuentan 123 denuncias de intimidación contra periodistas, en Colombia van 147 comunicadores con protección personal. Se espera que en Guatemala se ejecuten programas que resguarden la seguridad de profesionales del mundo de la prensa. Caso particular es el mexicano, donde se ha generado una autecensura y el abandono profesional por la alta inseguridad que se vive en el país.

Cuba, Bolivia, Brasil, México y Venezuela han sido víctimas de múltiples formas de agresión. En este último país, los ataques han se han dado bajo la forma de hackeos realizados por individuos contratados por el gobierno; su misión es interferir en los contenidos editoriales de los diarios y medios digitales. Preocupa el rechazo de visas a corresponsales internacionales que buscan cubrir la situación actual del pueblo venezolano, como también el cierre de la señal CNN en Español. El presidente Maduro, a través de la empresa estatal que controla la emisión de papel para los diarios, ha impulsado al cierre de nueve periódicos por falta de insumos. Las prácticas coercitivas del gobierno chavista contra Braulio Jattar, quien fue encarcelado por la difusión de un video que muestra una protesta contra el Gobierno, fue mencionada en la asamblea.

En Cuba se ha registrado un control de internet y amenazas a familiares de los ciudadanos que trabajan en medios informativos. Penas de cárcel y acusaciones falsas han sido alguno de los procedimientos para acallar la prensa en el país caribeño. Desde la SIP, Henry Constantin, vicepresidente regional  de la Comisión de Libertad de Prensa e Información para Cuba, fue detenido luego de ser acusado de “propaganda enemiga” y de ejercer el periodismo sin permiso al intentar cubrir una premiación del secretario general de la OEA.

Los medios digitales han retrocedido en el campo legal al ver cómo iniciativas legislativas, entre las que se incluye el derecho al olvido, cobran fuerza en Chile, Colombia y Puerto Rico; finalmente estas se configuran como potenciales escoyos de la labor periodística.

Dentro de los hechos positivos se encuentran la condena emitida por la Sala Constitucional de Costa Rica en contra del uso de publicidad oficial para promover y castigar determinadas líneas editoriales en los medios. Otro suceso rescatable fue la firma de la Declaración de Chapultepec por parte de Jimmy Morales, presidente de Guatemala, lo que marca un compromiso del país centroamericano con la libertad de expresión.

Conclusiones para Chile:

Las reformas legislativas que amenazan la libertad de prensa fueron los tópicos de mayor preocupación referente a la situación del periodismo en Chile.

Uno de los proyectos de ley discutidos fue aquel que modifica el Código del Trabajo. La moción parlamentaria busca instaurar una jornada laboral de 45 horas semanales. Para la SIP, esto significa un perjuicio para los periodistas en áreas de remuneraciones y libertad laboral, además de suponer una restricción al derecho de organización del trabajo periodístico por parte de las empresas editoriales. Aunque la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) se ha reunido en reiteradas ocasiones con la Subsecretaría del Trabajo, aun no se ha llegado a un acuerdo concreto.

La moción que busca resguardar la vida privada, la honra e imagen de los niños y de mujeres en situación de vulnerabilidad, además del proyecto que pena con multas los avisos publicitarios que cosifiquen y denigren a la mujer también fueron tratados. Referente a este último punto, todos los asistentes a la reunión resaltaron el fondo de la iniciativa, pero advirtieron los problemas y riesgos que supone responsabilizar a un medio –y no a la agencia anunciante–, de casos de publicidad denostativa hacia la mujer.

Se presentaron dudas respecto al proceso de “Diálogos Ciudadanos Autoconvocados” que intentan fijar las directrices de una nueva Constitución en el país. En ellos no hay puntos que promuevan la libertad de prensa. Se propone una Carta Fundamental que reconozca y proteja el derecho a la libertad de expresión y al acceso a la información; para lograrlo se deberán promover medios que no estén limitados por censura previa.