ANP

Síguenos en

ANP > Noticias > Una guía para contar el covid-19 usando gráficos 01 / 06 / 2020

Una guía para contar el covid-19 usando gráficos

Jorge Galindo, de El País (España), comparte sus consejos para visualizar datos que permitan entender la pandemia con más facilidad.

Las páginas de los periódicos y nuestros muros en redes sociales se han llenado de curvas epidémicas: escalas logarítmicas, número de casos por día, volumen de pruebas diagnósticas per cápita, al punto que resulta complicado distinguir qué representaciones facilitan a los periodistas, y ayudan a la audiencia, a comprender mejor la pandemia.

Jorge Galindo, analista de Latinoamérica para El País (España), intentó responder a esa pregunta central en un seminario web organizado por la Fundación Gabo en alianza con la Universidad del Norte y la Fundación Santo Domingo. Este hizo parte del ciclo ‘Epidemiología para periodistas’, realizado del 29 de abril al 7 de mayo de 2020.

Galindo proporcionó pistas sobre cuáles son las evoluciones de datos clave para seguir el ritmo de la epidemia, cómo podemos representarlas gráficamente de manera nítida y eficaz y en qué errores suelen caer los periodistas al hacer visualización de datos.

Artículo completo con ejemplos gráficos aquí:

https://fundaciongabo.org/es/noticias/articulo/una-guia-para-contar-el-covid-19-usando-graficos

Cuando decidimos si hacemos o no un gráfico, y cómo lo hacemos, tenemos que pensar si ese gráfico va a ser mejor que poner esa misma información en un texto o una tabla, o utilizar una fotografía para representarlo.

Un ejemplo de un buen gráfico

En este gráfico cada línea azul representa el número de días (desde el primer día con 100 casos) que tarda en duplicarse el número de fallecidos por coronavirus en cada país.

Hay un cuadro para cada país con una línea azul destacada sobre líneas grises que representan al resto de los países. Esta manera de representar los datos es útil y muy clara, porque permite comparar la evolución de la pandemia en cada país a partir de un dato clave, es muy fácil de entender y resulta superior a las alternativas.

Un contraejemplo

Cuesta bastante entender qué quiere decir exactamente este gráfico en forma de torbellino. Eso es precisamente lo que no se quiere lograr con un gráfico. El gráfico intenta poner demasiados datos juntos en un solo sitio a la misma vez, y en lugar de aclarar, oscurece. Parece que trata de mostrar cuándo un país está creciendo o decreciendo en el número de muertes por la epidemia con respecto al día anterior, y cómo se compara con la media total de muertes al día. Es un dato que no tiene mucho sentido poner junto al otro.

La importancia de los gráficos durante la pandemia

Transmiten de una manera inigualable, en eficacia y eficiencia, información esencial para entender un brote epidémico. Si no fuese por los gráficos no podríamos comprender, medir y seguir día a día las dos dimensiones clave de una epidemia: cuántos casos (o muertes) hay, con qué velocidad están creciendo y además cómo se comparan ambas con la situación en otros países.

Cada gráfico es una decisión

Qué destacar y qué no, qué poner dentro y qué dejar fuera son decisiones que se deben tomar al producir un gráfico. Lo que es importante recalcar es que ningún gráfico puede, ni debe, intentar representarlo todo a la vez.  “Qué”, “cuándo” y “dónde” se pueden responder de muchas maneras durante una pandemia:

  • El número de casos confirmados, número de muertes por el virus o el número de hospitalizaciones por el virus.
  • Los casos acumulados o nuevos casos que surgen en el día.
  • La media de los casos hasta hace momento (o en un número determinado de días) o el dato del día.
  • Los datos absolutos o datos per cápita.

Además de mostrar el ritmo y tamaño de la pandemia de covid-19, los gráficos pueden:

  • Contar historias por sí mismos
  • Revelar datos ocultos
  • Ayudar a dimensionar la incertidumbre
  • Aclarar una idea abstracta

¿Cómo hacer que un gráfico sea entendible?

Consideremos las claves y formas de gráfico que ya entiende la audiencia desde el principio. Por ejemplo, las barras y los números absolutos son más fáciles de entender que las curvas y los porcentajes, que requieren un aprendizaje un poco mayor.

  • Jugar con los colores y la intensidad de los mismos. Eso da ideas más claras.
  • Utilizar la menor cantidad de información posible
  • Para mostrar un dato complejo y que requiere más tiempo para ser entendido, buscar el lenguaje estético que sea más sencillo.

Algunas herramientas para hacer gráficos

Hay muchas herramientas para hacer buenos gráficos, pero todas tienen un proceso de aprendizaje largo. Ninguna se aprende inmediatamente, pero vale la pena, sobre todo en la parte del trabajo previo de los datos.

  • R: este programa es una herramienta muy poderosa para hacer representaciones gráficas de los datos. R es de código abierto y tiene una comunidad de usuarios que contribuye con código.
  • Numbers: es básicamente Excel de Mac, pero es superior que su contraparte de Windows en la parte de diseño para hacer gráficos estáticos.
  • Tableau: Para hacer gráficos dinámicos, que se mueven o que permiten ver más información al pasar el cursor encima, es bastante útil.
  • Datawrapper: Es una plataforma potente que permite ingresar base de datos y producir gráficos dinámicos en JavaScript.
  • Mapbox: una plataforma para hacer mapas personalizados.